Luis Angel Cofiño

Opinión - Cine

Sección Uno





Secciones

Índices




  1. 26/07/2008: Superagente 86 (ML)
  2. 19/07/2008: Hancock (ML)
  3. 11/07/2008: Paso de ti (L)
  4. 02/07/2008: Las Crónicas de Narnia - El Príncipe Caspian (ML)
  5. 28/06/2008: Rivales (M)

  * *

Superagente 86 (ML)

****

(Elegida de mutuo acuerdo)

Una comedia correcta y entretenida, con unos cuantos guiños destinados a los que vimos la serie original en televisión (ya era vieja cuando yo la veía, no os penseis que soy tan abuelo, ¿ein?). La intro con las puertas era imprescindible, por supuesto, pero también han metido algunos detalles agradecidos como el del coche del Maxwell Smart original en el museo. Y de paso, una breve explicacion muy bien encajada en la que se nos deja muy claro que estamos viendo un Control actualizado y un Maxwell Smart diferente del de la serie.

Eso explica por qué, a pesar de la coincidencia del nombre, éste Maxwell (Steve Carell) no es en absoluto torpe como el de la serie. Todo lo contrario, se trata de un analista especialmente inteligente y astuto (aunque un tanto friki) que, gracias a un gran esfuerzo personal, ha conseguido superar las pruebas que le capacitan como agente de campo. Solo que Control no quiere prescindir de su analista, y le relegan a la segunda fila, un detalle que algunos hemos apreciado bastante por su significado: en la película se deja bien claro que los agentes están bien, pero donde verdaderamente se hace el trabajo y se obtienen resultados es en el análisis de laboratorio. Real como la vida misma. Me sorprendió mucho encontrar un concepto tan maduro en una "simple" comedia americana, la verdad.

Solo que nuestro Maxwell quiere ser agente a pesar de todo. Y tendrá su oportunidad cuando KAOS consiga poner patas arriba la central de Control y comprometa su seguridad, con lo que solo quedarán dos miembros de control con rango de agente que no han sido descubiertos: Maxwell (al que ascienden por fin a agente 86) y la agente 99 (Anne Hathaway), que será su partenaire en la película.

El guión está bastante conseguido, aunque sin alardes, pero la mayor responsabilidad de la película recae sobre Steve Carell, un excelente cómico con una magnífica capacidad de provocar risa sin necesidad de sobreactuar constantemente (como hace Jim Carrey), o parecer idiota perdido (como hace Rowan Atkinson, el famoso Mr. Bean). Un actor contenido con una gran vis cómica, de lo mejorcito que hay en la comedia americana, hoy por hoy. Will Smith y Tommy Lee Jones aparte, claro está. Pero ambos son actores serios, no meros cómicos, y se nota.

En cuanto a Anne Hathaway, hace una actuación bastante correcta y es capaz de sostenerle el pulso a Carell sin pasarse ni quedarse corta, lo que no es fácil. En otras palabras, hace su papel con bastante discrección y sin estropear los gags, que no es poco. Curiosamente, hace muy bien de chica guapa sin serlo. Hubiera sido muy fácil meter una rubia espectacular pero sería forzar las cosas más allá de lo tolerable, lo que nos muestra una contención bastante inusual en la comedia norteamericana. Además, la elección de la actriz me gusta especialmente porque respeta bastante el espíritu de la serie original: ¿Os acordais de Bárbara Feldon?. Y supongo que eso también lo tuvieron en cuenta en el casting, cosa que es de agradecer.

También hay que destacar el papel de Dwayne Johnson haciendo de superagente 23. Hay que reconocer que tiene su gracia, aunque de una forma más convencional que Steve Carell.

En cuanto al resto de personajes secundarios pasan prácticamente desapercibidos, incluidos los veteranos Alan Arkin y Terence Stamp, que se limitan a figurar como meros funcionarios, con poca o ninguna contribución digna de ser mencionada.

En general, una película palomitera y divertida con algunos gags verdaderamente buenos. No es la comedia del siglo, pero pasarás un buen rato, te lo aseguro, siempre y cuando no esperes una obra maestra ni desternillarte de risa así a lo tonto (películas así se cuentan con los dedos de una mano y me sobran bastantes dedos). Eso son, pongamos, tres estrellas y media. Siguiendo la línea de las valoraciones de Amarok (que es la que estoy usando), eso significa "un poco más que buena, pero no tanto como excelente", para que te hagas una idea.

  * *

Hancock (ML)

****

(Elegida de mutuo acuerdo)

Bueno, pues con cuatro películas en el listado, supongo que ya te irás haciendo a la idea de a qué me refiero cuando digo que nos gustan las pelis buenas, buenas. :-P

Ésta en concreto es intrascendente, perfectamente olvidable, pero muy divertida si eres capaz de perdonar los fallos argumentales de bulto que se ven aquí y allá. Por ejemplo, María es más puñetitas que yo y la película le decepcionó un poco en ese sentido. Asi que si eres muy exigente con los guiones estás ya avisado.

No nos engañemos. A esta peli vamos a ver una de Will Smith haciendo más o menos de Will Smith. Con algunos toques dramáticos sin llegar a ser un papel serio como en "Soy leyenda", pero tampoco gamberro del todo como en "World Wide West". Así que no le pidas peras al olmo, que va a ser que no.

En cuanto al argumento, John Hancock es un superhéroe atípico en el sentido de que el daría cualquier cosa por ser normal, pero su conciencia no se lo permite. El problema es que es el único en su especie, y eso le hace sentirse terriblemente solo, así que ahoga sus penas en alcohol y no es demasiado hábil ni cuidadoso con sus superpoderes. El azar, o el destino, vete tú a saber, le lleva a salvar la vida de Ray (Jason Bateman), un asesor de imagen de tres al cuarto, que está cargado de buenas intenciones pero es demasiado sensiblero para conseguir llevar nada a buen puerto. Todo esto bajo la admiración incondicional de su hijo (Johnny Galecki) por Hancock, y el rechazo frontal por parte de su esposa Mary (Charlize Theron).

El guion tiene agujeros como lagunas, ciertamente, pero se le perdona casi todo a cambio de unas cuantas escenas divertidas y sorprendentes.

Los efectos especiales son aceptables pero no buenos del todo. A veces alguna que otra escena está formateada a puñetazos en el ordenador, y podría haberse dejado mucho más pulida, pero no son fallos lo bastante grandes como para sacarte de la película, así que se puede permitir.

En cuanto a las interpretaciones, Will Smith hace un papel correcto y sin florituras, aunque consigue trasmitir muy bien la sensación de fracaso personal que atormenta a Hancock. Jason Bateman también está bastante correcto en su interpretación de un buenazo tontorrón inasequible al desaliento y cabezota como pocos. Johnny Galecki no chirría aunque es un papel bastante facilón que no permite mucho lucimiento. Y Charlize Theron... bueno, ¿qué quereis que os diga de Charlize Theron sin buscarme un lío con mi santa?. ¿Ein?. ;-)~

De cinco estrellas yo le pondría cuatro, pero María sería mucho menos generosa debido a los fallos de guión, y tiene toda la razón, así que dejémoslo en tres y media, ¿vale?. ;-)

  * *

Paso de ti (L)

****

(Elegida por mi)

Vale, ahora que María no nos oye, lo confieso. Solo hay un motivo por el que quería ver esta película. Y ese motivo es Kristen Bell, actriz a la que posiblemente conozcas más como "Veronica Mars". Bueno, a María le encanta Will Smith y yo no digo nada. Estamos casados, no muertos. :-P

Que dice María que Will Smith le gusta, si, pero no de esa forma. Bueno, va, pues pongamos Noah Wyle (el "Dr. Carter", de Urgencias), o Goran Visnjic (el "Dr. Luka Kovac", de la misma serie). Venga, María, que nos conocemos... :-P

El caso es que uno va a ver esta película sabiendo a lo que va: a ver una comedia disparatada y con poca gracia, al más puro estilo disparatado americano de "Un par de tontos muy tontos", o algo así. Y partiendo de esa base, se entra en el cine con la mente abierta.

Y cuando empieza la película, ves a un capullo enamorado de una actriz en la cumbre, al que ella está dejando de una forma un tanto surrealista. Y entonces el capullo te parece un pobre idiota, y la chica, una chica más o menos normal que se va con otro capullo aún más gilipollas si cabe (real como la vida misma, sí).

Y en ese momento, tienes la sensación de que todos tus peores perspectivas sobre la película se están confirmando, y que ni siquiera Kristen Bell hará soportable el peñazo.

Mentira. O error de marketing, llámalo como quieras.

"Paso de tí" no es una comedia, exactamente. En cierto modo es una comedia romántica, que es muy distinto, aunque no de las típicas, típicas. Pero sí de las que a mí me gustan, curiosamente: con momentos agridulces y un sutil mensaje de fondo flotando en el aire para quien quiera cazarlo: que en el fondo no hay buenos ni malos, que todo el mundo tiene algo de capullo y algo de buena gente.

Es una película con personajes caricaturizados hasta el extremo, a cual más loco y friki. Pero todos sin excepción están dibujados con coherencia suficiente, y magníficamente interpretados, además, lo que permite que nada chirríe y que uno se mantenga pegado a su butaca. Hay de todo: momentos románticos hasta la sonrisa idiota, momentos graciosos hasta la sonrisa abierta, y alguna que otra carcajada. Y es que no sabes quién es más friki, si el protagonista o el secundario de ahí al fondo. Gente rara, rara, que a veces recuerda un poco a "Doctor en Alaska", si se me permiten ese tipo de comparaciones.

Pero son personajes con profundidad suficiente, no planos como ocurría en Caspian. Aquí son todos pura escala de grises, gente complicada y confundida que a menudo no sabe exactamente lo que quiere. Desde luego, los protas no lo saben.

El principal protagonista, Jason Segel (que por cierto es también el guionista) hace un papel bastante logrado porque huye de las ideas preconcebidas y de las soluciones facilonas. Su personaje es, básicamente, un fracasado. Pero no en todo ni del todo. Por ejemplo, es un fracasado en el sentido de que no puede tener a la chica que quiere. Pero luego, curiosamente, cae bien, hace gracia y por ello tiene cierto éxito entre el sexo femenino. No encaja exactamente en el concepto de fracasado ni tampoco en el de triunfador. Es solo una persona normal (aunque con un montón de rarezas), que simplemente no tiene a la única chica que él quiere. Una putada, si. Eso duele. ;-)

La principal protagonista, interpretada por Kristen Bell, es (mira tú) una actriz de éxito en papeles televisivos un tanto casposos (tipo "CSI: Miami", para que te hagas una idea), pero que son record de audiencia. Es una mujer un poco trepa y oportunista, pero salvo eso no es mala gente, y desde luego uno empatiza fácilmente con ella y entiende sus motivos. No es el mejor papel de Kristen Bell, pero hay que decir que esta actriz sorprende por su amplio registro. No ha cambiado nada su aspecto físico en ninguno de los trabajos que la he visto (Veronica Mars, Heroes 2ª temporada, y "Paso de ti"). Y sin embargo, cuando la vemos en Heroes, no nos recuerda ni un poquito a Veronica Mars. Y en "Paso de tí", ocurre otro tanto de lo mismo. Solo con su forma de moverse y actuar, consigue saltarse todo el encasillamiento, lo que dice mucho de una actriz, por cierto.

Y la siguiente protagonista a mencionar es Mila Kunis, claro, que está espectacular, sencillamente, y hace un papel impecable hasta llegar a eclipsar a Kristen Bell. Literalmente. Un poco flaca, según María. Si, bueno... ;-)

El final es completamente predecible, claro. Lo sabes desde el primer momento y lo esperas, como en toda buena comedia romántica. Quien quiera drama que se vaya a "Memorias de África", carajos. ;-)

De cinco estrellas, yo le daría tres y media, quizás cuatro. Para que te hagas una idea, cinco estrellas las tendrían solo "Love Actually" y "Cuando Harry encontró a Sally". En otras palabras, cuatro estrellas implican que es una de esas películas que no me importaría volver a ver, aunque sin llegar al entusiasmo que produce un trabajo completamente redondo.

  * *

Las Crónicas de Narnia - El Príncipe Caspian (ML)

****

(Elegida de mutuo acuerdo)

Si te gusta la Fantasía y te gustó "Las Crónicas de Narnia", entonces no puedes perderte esta segunda parte. Es así de simple: no puedes perdértela. :-)

En la primera parte dejábamos a los cuatro chicos (los hermanos Pevensie) de vuelva al mundo real, en la Inglaterra de la Segunda Guerra Mundial. En Narnia habían vivido toda una vida, se habían hecho adultos, se habían convertido en reyes, pero después habían vuelto otra vez como niños: en Inglaterra apenas habían pasado unos segundos, era como si nunca hubieran estado fuera.

Esta segunda parte tiene dos comienzos. Uno en Narnia, con el intento de asesinato del Principe Caspian, que consigue a duras penas huir a un forzado exilio. A punto de ser capturado, no se le ocurre mejor idea que hacer sonar el cuerno mágico que abre la puerta entre los dos mundos.

En Inglaterra, por otro lado, todo empieza en una curiosa escena en la que Susan (Anna Popplewell) está resistiendo duramente las patéticas maniobras de acercamiento de un chico de su edad. A más de uno esta escena le provocará una cierta sensación más o menos nítida de déjá vu. A mí me la produjo, sin ir más lejos (ejem, ejem). X-D.

Susan, naturalmente, rechaza al pobre chico de forma un tanto borde. Esta escena, que podría parecer trivial, sirve para introducirnos en un concepto esencial que dominará toda la película: que aunque les veamos como niños, en realidad Susan y sus tres hermanos son reyes de Narnia, han luchado en una guerra, han vivido toda una vida y son, en suma, adultos que están ya de vuelta de todo. No han podido adaptarse a su regreso ni a la vida "normal", porque todo el mundo les trata como lo que ya no son. Y evidentemente son desgraciados en Inglaterra y siempre lo serán. Solo en Narnia pueden ser felices.

Bueno, por lo menos a algunos de nosotros nos han tratado mucho mejor en nuestras patéticas maniobras de acercamiento. Ventajas de no habernos colado nunca de ninguna estúpida reina de un universo paralelo que está de vuelta de todo. ¿Te has tropezado tú con alguna?. :-P X-D

Pero a lo que iba, que me disperso: es en este contexto cuando los hermanos Pevensie son llamados y regresan de nuevo al mundo que tanto añoran.

Solo que el tiempo transcurre más rápido en Narnia. Lo que a ellos les parecieron unos meses, en Narnia han sido 1300 años. Todo ha cambiado, nada es como lo recuerdan, aunque aún tendremos la oportunidad de ver de nuevo a varios de los viejos protagonistas.

Y hasta ahí voy a despedazar el argumento, porque seguir por ahí sería estropearos la película y no me gusta meter demasiados spoilers. ;-)

En el cine Fantástico (por favor, no confundir con la Ciencia Ficción), predominan las historias de buenos y malos, y ésta, desde luego, no es una excepción. La mayoría son personajes blancos o negros, pero los chicos sí tienen una razonable escala de grises, y les veremos confundirse, equivocarse, enfadarse entre ellos, y meter la pata como la gente real suele hacer. Hay suficientes grises para que la película no chirrie más de la cuenta a los buenos amantes de la Ciencia Ficción, que generalmente somos menos tolerantes con los personajes planos. Aún así, sigue siendo una película de buenos y malos, así de claro, aunque a mi personalmente solo me tocó las narices un poco el puñetero león, que de puro bueno me acabó cayendo mal y todo. Pero en fin, son cosas que pasan en la Fantasía, y uno lo tiene asumido.

La película, como tal, es bastante correcta en todos los aspectos, aunque sin alarde alguno. No hay una gran fotografía, aunque es buena en general, ni tampoco destaca por un montaje pionero, aunque es correcto. Y así podríamos seguir. El resultado global es muy equilibrado, un producto de factura Disney, comercial y diseñado para el público que va a lo que va sin más pretensiones.

En cuanto a la interpretación, es en general digna con alguna puntualización. El aspecto más conflictivo, por ejemplo, (y también lo más complicado de desarrollar para los actores) es precisamente el concepto del que partíamos: que los hermanos Pevensie son adultos en cuerpos de niños. Y digo que es complicado de desarrollar porque los actores son niños o adolescentes, y para ellos es muy dificil moverse y actuar como un verdadero adulto sin caer en la caricatura forzada. Peter y Susan (William Moseley y Anna Popplewell) lo consiguen, pero también es cierto que son los chicos de más edad. Quizás Anna Popplewell tiene más mérito, porque a pesar de que es bastante joven, logra dar una correcta (al menos aceptable) sensación de mujer adulta, con caracter y orgullosa. Lucy y Edmund (Georgie Henley y Skandar Keynes respectivamente), no logran ese efecto, y en ningún momento se les ve haciendo papel de adulto, especialmente en el caso de Lucy. Todavía no se si la culpa es de que la actiz no pudo hacerlo, o que el director no quiso que lo hiciera porque Lucy quedaba más mona haciendo de niña.

Anecdóticamente, me gustó el detalle de los fuegos artificiales sobre el castillo. Supongo que la Wall Disney quería hacer publicidad subliminal, aunque resultó ser un puñetazo en el ojo. Pero queda como detalle simpático, la verdad.

Y hay un par de escenas que parecen "intertextualizadas" (plagiadas, vaya), del Señor de los Anillos, directamente. Pero te dejo que las descubras tú mismo y así no te las piso. Aunque a decir verdad imagino que esas escenas salían en la novela original, con lo que no sería un defecto de la película, en sí misma.

En cualquier caso, es una película más que recomendable. Personalmente me gustó más que la mítica trilogía "El Señor de los Anillos", que con lo buena que es (porque lo es), se vuelve bastante petarda en más de una ocasión. Incluso me ha gustado más que las varias entregas de Harry Potter, la verdad. En cinco estrellas, le daría cuatro. Y media, si me apuran.

Creo que además están rodando ya una tercera parte de Narnia. Supongo que es inevitable que lo hagan con urgencia, si no quieren que los niños les crezcan demasiado, como ocurrió con Potter, que el pobre ya no cuela ni de coña.

  * *

Rivales (M)

*

(Elegida por María)

La película española "Rivales" no me ha gustado nada. O mejor dicho, casi nada. Hay momentos buenos, pero con muchos altibajos y un guión bastante irregular que al principio intenta contar varias veces la misma historia pero desde distintos puntos de vista y añadiendo nuevas perspectivas en cada pasada, un poco como hace "El Cortafuegos", si sabes de lo que hablo. Bien, pero a medio camino el guionista se arrepiente y empieza a contarlo todo a la vez un poco al modo de una película de enredo. Esto tampoco es malo en si mismo pero las historias independientes son demasiado diferentes, no solo en lo que cuentan, sino en el tono en que lo hacen con lo que el conjunto chirría bastante y no convence. Al menos a mí no me ha convencido.

Es especialmente reseñable la primera historia que se cuenta, la de Guillermo León, protagonizada por Ernesto Alterio y por Adrian Portugal, que hacen de padre e hijo respectivamente. No es mala historia, en absoluto. Pero al margen de que el episodio en si mismo sea bueno o malo, lo verdaderamente destacable es que Alterio borda su papel. Y su partenaire, Adrian, no se queda muy atrás y le da una réplica excelente.

El problema es que lo hacen demasiado bien. Tan bien que hacen a sus personajes completamente creibles y sólidos. Y lo que originalmente se suponía una comedia, te acaba congelando la sonrisa en la cara, porque resulta que Guillermo y su hijo inspiran piedad y compasión, no risa, incluso en las situaciones más disparatadas. La culpa no es de Alterio ni de Adrian, por supuesto, sino del director, que en algún momento del rodaje debería haber parado la sesión para decirles: "A ver, Ernesto, Adrian, coño, teneis que sobreactuar un poco para que el personaje se convierta en caricatura, porque si no los espectadores van a salirme del cine llorando, leches."

Que a lo mejor es lo que buscaban, ojo. A lo mejor querían una comedia agridulce con una parte seria para juntar un collage tragicómico. Pero entonces equivocaron todo el marketing, el montaje y el formato de las historias, porque el resultado es fallido también en ese sentido. Sobre todo en la segunda mitad, cuando las historias se fusionan y saltas de una a otra rápidamente pasando de algo que es más bien triste o otra escena que pretende ser cómica. Desconcierta bastante.

En cuanto a Juanjo Puigcorbé, hace de sí mismo, igual que Jorge Sanz y todo el grupo de la fragoneta en una historia que está ya bastante vista y es facilona. Menos vista pero también facilona es la de Santi Millán, que resulta floja y no se sostiene. Como ocurría con Alterio, a veces Santi Millán hace demasiado bien de jefe hijo de puta y acaba cayéndote mal, con lo que tampoco te ries mucho. Pero al menos Kira Miró alegra la vista y hace un papel digno, aunque se le va un poco la mano con el tic de las narices.

En cuanto a la historia de los entrenadores es completamente anecdótica, puro relleno para aumentar la sensación de enredo.

Y luego está Rosa María Sardá. :-)

Magnífica. Perfecta. Directamente y sin tapujos. Sin ninguna duda, lo mejor de la película. Ella justifica por sí misma el precio de la entrada. Y no hay mucho más que añadir a eso.

En general, entretenida con altibajos. En cinco estrellas yo le daría una, y tendría nombre propio: Rosa María Sardá.


  • Sintaxis HTML 4.01 comprobada
  • Enlaces comprobados


Hecho con gvim * Hecho con CSS